top of page

Aprendamos de GovTech y Web 3

Blogpost

Credenciales verificables: el futuro de tus documentos

Actualizado: 17 abr 2023



Considera lo siguiente. Saca tu billetera física, y comienza a poner todas tus tarjetas sobre la mesa. Tarjetas de crédito, identificaciones, licencia de conducir, credencial del seguro médico, tu credencial del trabajo, la de la universidad, todas las que tengas.

Ahora piensa, ¿crees que todas las instituciones que te emitieron esas credenciales comparten una base de datos, se comunican entre ellas tecnológicamente? La respuesta muy probablemente sea no, al menos no todas. Pero entonces, ¿porqué los plásticos tienen la misma altura, el mismo largo, el mismo ancho?

Quizás alguien en algún momento se dio cuenta que sería muy inconveniente emitir credenciales de tamaños diversos y tener que darnos una billetera para cada credencial para poder almacenarlas. ¿Suena absurdo, no?

Pues eso es lo que ha venido pasando en el mundo digital, donde las dimensiones físicas no son el problema si no el alto, el largo y el ancho de los formatos de datos de cada una de las instituciones que emiten nuestras credenciales y por ende nos forzaron a tener muchos lugares y usuarios para poder almacenar las credenciales que cada una nos emitía. Esto trajo consigo terribles problemas de ineficiencias, sobre todo públicas, para poder coordinar a las partes cuando se desea compartir información y aún mucho mayor problema cuando buscamos comprobar la veracidad de la información. Según McKinsey, esto asciende a $3.5 trillones de dólares que se pierden global y anualmente en ineficiencias de gobierno. Pero también esa desconfianza en la información digital le exige a nuestra sociedad costos billonarios en servicios notariales y de verificación de información, seguridad, fraude, robo de identidad y sobre todo, un alto costo para nuestra privacidad y democracia.

Con la madurez de la tecnología blockchain y el ascenso de la web3, esto podría cambiar el juego completamente. Credenciales verificables (Verifiable Credentials)

Si bien hemos descrito como la web3 se caracteriza por el momento "connect wallet", lo interesante viene cuando aprendemos a usar esa wallet más alla de conectarla y la volvemos realmente nuestra billetera, portando documentos, credenciales y hasta dinero digital.

Un documento asociado a nuestro DID, es decir, un documento dentro de nuestra wallet, se conoce como una credencial verificable. Al igual que un documento físico o un plástico en nuestra billetera, contiene información sobre un individuo o una entidad, pero la diferencia es que se puede verificar criptográficamente contra cualquier manipulación, fraude, expiración, revocación y hasta el mismo hecho de ser auténtica, sin necesidad de ninguna entidad intermediaria que lo valide.


Imagen de ec.europa.eu

Usos potenciales

Algunos de los usos más interesantes para las credenciales verificables radican en cosas como títulos educativos, licencias profesionales, credenciales de gobierno, historial médico, títulos de propiedad, documentos de identificación y otros tipos de credenciales que se usan para probar la identidad, la edad, las calificaciones o algún atributo específico de una persona o entidad.

Además, al ser digitales nos permiten compartirlas bajo un esquema de privacidad conocido como divulgación selectiva, lo que sería como mostrar nuestra licencia de conducir solo para demostrar que tenemos capacidades para conducir un auto pero no permitimos ver ningún otro detalle asociado a esa credencial si no se requiere.


Imagen de la W3C. Usos potenciales de las credenciales verificables

Cómo funcionan

​​Una credencial se puede emitir, afirmar, verificar, almacenar, mover, recuperar, y revocar. Eliminarlas también se puede, pero dependerá del caso de uso y de si está o no anclada en alguna blockchain. Veamos el siguiente ejemplo.

Imagina que en tu gobierno, por ejemplo, la Secretaría de Desarrollo Urbano cuenta con su identificador descentralizado (DID) y el Secretario que autoriza los permisos de construcción con tiene su propio DID como controlador de la Secretaría (es conveniente hacerlo así para cuando cambie la administración solo actualizar los controladores y continuar la operación).

Este Secretario en turno recibe una petición de un ciudadano para un trámite de ampliación de una casa habitación. Al ver los requisitos completos, éste puede usar su DID para firmar la autorización del permiso y emitir un documento resultante cuyo DID emisor sea la Secretaría, cuya firma digital sea el Secretario, y cuyo DID receptor sea el ciudadano.

El ciudadano recibiría en su wallet, bajo el apartado de su gobierno, su nuevo documento o credencial verificable. Ahora que lo tiene en su poder lo puede usar cuando lo requiera. Y, las propiedades de asociación de esta credencial a una wallet, y el hecho de estar trabajando sobre infraestructura blockchain hacen que el documento sea fácilmente de verificar a través de algún factor de verificación criptográfica y sin necesidad de pedir una re-emisión o algún notario. No tiene caso profundizar en lo técnico, lo valioso es que por primera vez el ciudadano se vuelve una especie de "base de datos móvil", facilitando la interoperabilidad entre distintas áreas de gobierno, además de tener documentos "1 sola vez" en "1 solo lugar". El nivel de conveniencia y eficiencia no tiene precedentes. Tampoco el nivel de privacidad y seguridad que la infraestructura provee.

Con las credenciales o documentos verificables, pensar en la identidad digital descentralizada desde la perspectiva del sector público, la gran promesa de interoperar a todas las áreas de una administración pública, incluso entre diferentes niveles gobierno y porqué no, entre diferentes naciones y sectores; suena bastante alcanzable.

El hecho de que la identidad sea propiedad del ciudadano y no de la organización emisora, permitiría construir un modelo complementario de gobernanza de datos, poniendo al ciudadano en el centro de la operación y de los servicios tanto del gobierno como de otros sectores. Beneficios Si bien ya hemos mencionado algunos beneficios, hay 3 grandes que los abarcan todos y con los que vale la pena cerrar este post. Así es como las credenciales verificables cambiarán el juego de intercambiar información.

  1. Confianza transfronteriza. Con un modelo de credenciales verificables estandarizados, el formato y la estructura de la información se unifica, lo que hace que la formación de un ecosistema de validación de información sea menos costosa.

  2. Auto-soberanía, privacidad y usabilidad. Las personas tienen el control de qué datos comparten y cuándo, gracias a sus billeteras digitales. También pueden probar que la información que comparten les pertenece y es válida.

  3. Verificación más fácil y rápida. El modelo de credenciales verificables permite confiar en los datos sin necesidad de que quien verifica tenga que confiar en el emisor, además de permitirle identificar fácilmente al dueño (controladores) de la información.


178 visualizaciones0 comentarios

コメント


OS City +

Todo acerca de Web 3 y GovTech

©2023 by OS City

bottom of page